Encofrados y cimbras

afeci_guia2016_161028_pag6

Tal y como se apunta en la presentación, los encofrados son moldes que delimitan y contienen el volumen de hormigón durante su fraguado, soportados sobre una estructura resistente.

Este conjunto funcional incorpora unos sistemas de soporte, que, en forjados, son cimbras y/o puntales que permiten soportar el encofrado a la altura requerida.

Sus elementos y uniones deben resistir, sin asientos ni deformaciones perjudiciales, las acciones que puedan producirse sobre ellos como consecuencia del proceso de hormigonado.

Desde sus inicios, hasta la situación actual, el gremio (trade, en inglés) de los fabricantes de encofrados y cimbras ha caminado unido hacia la industrialización y estandarización con el fin de poder ofrecer el mejor de los productos posible a sus usuarios finales, repercutiendo los mínimos costes posibles.

La ejecución de una obra concreta requiere de una planificación previa que empieza con el análisis de las exigencias que deberán cumplir los sistemas de encofrados y cimbras.

En cada proyecto deben contemplarse:

  • Las condiciones técnicas de cada proyecto específico
  • Los requerimientos individuales de la ejecución

La concreción del encofrado para una obra requiere, junto a la solución técnica, un conjunto de servicios más diversos:

  • La preparación del material
  • La entrega del material
  • El control de las cantidades de material en uso
  • La devolución del material

De la misma forma, se debe hacer entrega de la documentación necesaria para su uso correcto.

En caso de materiales en alquiler, cuando el material ha sido devuelto de una obra, debe limpiarse y mantenerse adecuadamente, reparándolo cuando se requiera.

De este modo, queda patente que hay gran cantidad de tareas que requieren:

  • Conocimientos técnicos
  • Experiencia
  • Expertos capacitados
  • Máquinas adecuadas
  • Lugares de trabajo bien acondicionados