Cimbras y apeos

Se trata de estructuras auxiliares de apuntalamiento en altura, que actuando como elementos sustentantes de los encofrados, permiten soportar las cargas existentes hasta la puesta en servicio de la estructura una vez haya alcanzado la resistencia necesaria y suficiente para absorber los esfuerzos que debe soportar.

La cimbras sirven para construir puentes, viaductos, pasos inferiores, forjados, etc… y también se pueden utilizar como estructuras para apeo de cargas, demoliciones, refuerzo de estructuras existentes frente a cargas puntuales, etc…

Tienen distintas tipologías en función del uso o carga que deban soportar, siendo ligeras para edificación, de carga media (de marco, tubular o multidireccional) y de gran carga para elementos de obra civil.

 

afeci_guia2016_pag15

Son flexibles, permitiendo configurar desde una simple torre de carga hasta un conjunto completo de torres, adaptándose a prácticamente cualquier geometría y a las más diversas cargas.

La cimbra debe estar dimensionada para soportar además de su propio peso, el peso del encofrado y las sobrecargas de ejecución (operarios, acopios…).

Generalmente, transmite la carga al terrerno o a otra estructura, donde la superficie de apoyo deberá tener una resistencia suficiente para soportar la solicitud de cargas que reciba.

La elección de un tipo de cimbra depende del tipo de encofrado que sustenta, de la altura a ejecutar, la carga a soportar, la superficie de apoyo y su resistencia, de los condicionantes de montaje y desmontaje, etc…