Ventajas del alquiler den términos operativos

Ser propietario y administrar grandes cantidades de equipos y máquinas requiere tiempo y recursos: las compañías tienen que mantener y sustituir equipos, tratar con los proveedores y garantizar que las certificaciones se mantienen al día.

Una empresa de alquiler, incluidos los fabricantes de encofrados y cimbras dentro de esta actividad, pueden hacer todo eso, dejando libertad a las empresas para que se centren en su actividad principal.

Además de las ventajas financieras para las empresas de externalizar sus necesidades en materia de equipos a empresas de alquiler, también están las enormes ventajas operativas.

Son muchas las actividades necesarias para gestionar una flota de equipos: mantenimiento, reparaciones, transporte, compras, certificaciones, empleo de operadores, etc.

Muchas empresas están optando por alquilar, ya que las empresas que se dedican a ello se ocupan de muchas de esas funciones cotidianas externalizando todas sus flotas de equipos.

Por ejemplo, en el caso del mantenimiento de equipos, la empresa necesita disponer de un taller profesional con un inventario de piezas y consumibles.

Así, necesitará asignar recursos profesionales y financieros para esas actividades, recursos que podrían utilizarse más rentablemente en otro punto del negocio.

Por otra parte, las empresas dedicadas a la actividad del alquiler llevan a cabo acciones de mantenimiento preventivo de los equipos y garantizan que sus clientes sólo tengan que preocuparse en centrarse en su trabajo.

Y en caso de que el equipo falle, o bien se repara “in situ” por personal de la empresa que ha ofrecido ese servicio de alquiler, o bien es sustituido por otro equipo para minimizar el tiempo de inactividad.

En la misma línea de pensamiento se encuentran las responsabilidades legales y éticas del propietario de equipos. Éstas van desde garantizar que están correctamente asegurados hasta comprobar que se llevan a cabo las pruebas y certificaciones periódicas y que se mantienen actualizadas.

Son tareas de gestión que requieren a personal experimentado y bien formado, además de tiempo de gestión.

Delegar todas esas funciones a una empresa que alquila sus equipos garantiza que las empresas cumplen con todas sus obligaciones normativas.

Y de nuevo, el resultado final es más tiempo para centrarse en su negocio. Alquilar también quiere decir externalizar los riesgos, ya que la empresa que se dedica en parte, o en su totalidad, a esta actividad, es la responsable de suministrar equipos seguros (asumiendo también cualquier riesgo relacionado con su transporte cuando éste es llevado a cabo por la empresa alquiladora).

Las compras también son una tarea muy laboriosa: suministrar el equipo correcto, negociar con los proveedores y garantizar que se dispone de los equipos más modernos y productivos.

Este tipo de empresas invierten muchos recursos cada año en el mantenimiento de equipos y máquinas, permitiendo acceder a los más modernos, productivos y seguros del mercado.

Además, también ofrecen flexibilidad operativa, con la opción de alquilar equipos a corto, medio o largo plazo.

Hay más ventajas operativas. Muchas compañías están diversificando sus actividades y se encuentran operando en nuevos sectores o nuevos lugares que requieren equipos de tipos y tamaños diferentes.

Alquilarlos, permite diversificar sin tener que invertir necesariamente en nuevos equipos.

Las empresas pertenecientes al sector del alquiler cada vez tienen más capacidad para ofrecer contratos de alquiler que cubran una amplia área geográfica, ya sea a nivel regional, nacional e incluso internacional.

Además de las ventajas en materia de costes, estos contratos ofrecen enormes ventajas logísticas, ya que las empresas pueden suministrar flotas de equipos y apoyo para reparaciones en todos los centros de trabajo.

El ahorro solamente en transporte de equipos puede ser significativo. Además, muchas empresas también ofrecen servicios de seguimiento del equipo alquilado, además de ofrecer datos de costes y operativos.

En resumen, el alquiler permite a todos aquellos que lo utilizan a centrarse en su negocio sin la responsabilidad, costosa y laboriosa, de la gestión de una flota de equipos.