Ventajas del alquiler en términos de costes

El alquiler ayuda a las empresas a reducir sus costes fijos y de personal y a minimizar los riesgos financieros asociados con la propiedad de grandes flotas de equipos.

La compra de maquinaria aumenta el riesgo financiero de la empresa y representa un coste fijo significativo.

Si esos mismos equipos se alquilan, esos costes fijos de propiedad se transforman en un coste variable que depende de lo mucho (o poco) que se utilice ese activo, lo cual tiene un impacto directo en los resultados de la compañía y en su fuerza financiera.

Además del coste de compra inicial, existen varios costes continuos más ligados a la propiedad, como el del seguro, mantenimiento, inspecciones de servicio, reparaciones, transporte y almacenamiento.

Se trata de costes que tienden a aumentar durante la vida del equipo y que están muy poco relacionados con su uso real.

Puede resultar muy arriesgado para una empresa, incluso financieramente imposible, ser propietaria de todos los equipos que necesita para sacar adelante su carga de trabajo, en particular cuando la empresa empieza a establecerse.

Obtener un crédito puede ser difícil, lo que significa que también puede ser difícil establecer una flota recurriendo únicamente al leasing financiero.

Disponer de equipos mediante un sistema de alquiler reduce mucho la cantidad de capital necesario.

Aunque la seguridad colateral sigue siendo necesaria, ésta se vincula al coste del alquiler más que al coste del propio equipo o máquina, en la que sólo se incurre cuando hay una fuente fiable y predecible de ingresos.

Del mismo modo que se considera la diferencia entre los costes de compra y las cargas del alquiler, y el riesgo financiero reducido asociado con el mismo, debe tomarse en consideración otra imagen más amplia: el coste de la oportunidad en términos de utilización del capital.

Bien administrado, el capital que se canaliza hacia el núcleo empresarial, en lugar de inmovilizarlo en maquinaria que a veces no se utiliza, ayudará a las compañías a desarrollar y a mejorar su rentabilidad.

Sin duda, el alquiler es una herramienta excelente para apoyar el crecimiento y la expansión empresarial, aunque los mercados sean inciertos.

Cuando las compañías tienen una cartera de proyectos, pero no disponen de suficiente crédito bancario o capital disponible, el alquiler les permite aprovechar las oportunidades sin minar la fuerza de la empresa reduciendo el capital de trabajo disponible.

Por otra parte, el alquiler hace que los presupuestos de las empresas se puedan establecer más fácilmente.

Si bien es relativamente sencillo calcular los costes de compra y estimar los costes de mantenimiento para el primer año de funcionamiento, no es nada fácil predecir el incremento de esos costes en el tiempo ni determinar el valor residual del equipo cuando llega el momento de desecharlo.

Muchos de los fabricantes de encofrados y cimbras hoy en día ofrecen a sus clientes un acceso fácil a datos de funcionamiento de los equipos que van a alquilar, y eso permite a los usuarios de los equipos hacer un seguimiento de sus costes.

Todas estas consideraciones financieras son las razones por las que cada vez más compañías optan por el alquiler como sistema de gestión de sus necesidades en materia de equipos.